Ana Porras Blog

Mil y una razones para SER


9 comentarios

APRENDIENDO A BAILAR BAJO LA LLUVIA

“La felicidad es un estado mental que nos permite apreciar cualquier cosa”

FELICIDAD-0El filósofo francés Henri Bergson dijo: “Todos los grandes pensadores de la humanidad han dejado la Felicidad como algo vago, de modo tal, que así se pueda definir en los términos que cada uno quiera”.

Aun definiéndola como uno quiera, lo cierto es que la Felicidad es una aspiración universal del ser humano. Todo el mundo, sin excepción, aspira a ser feliz. Sin embargo, pocas personas se atreverían a admitir que lo son de manera permanente. Como mucho, reconoceríamos momentos efímeros y esporádicos de felicidad. Incluso podemos llegar a creer que la Felicidad permanente no existe, y que debemos conformarnos con esos escurridizos momentos. (Nota de la autor@: “Bueno, ya veremos…”).

Se supone que todas las metas y planes que nos marcamos en la vida los hacemos bajo la creencia de que nos permitirán vivir bien, ser felices. Estudiamos para tener una preparación y  obtener un trabajo que nos guste, o que nos permita vivir con unas comodidades. Nos rodeamos de amigos, conocidos, buscamos pareja y formamos una familia. Viajamos, decoramos nuestra casa 5 ó 6 veces a lo largo de nuestra vida, y compramos productos que nos prometen esos pequeños momentos de felicidad. No hay cosa que hagamos, que no tenga como objetivo estar mejor, a corto, medio o largo plazo.

Pero con todo lo que hacemos y estos resultados…, ¿tan difícil resulta ser feliz?

DESMONTANDO MITOS SOBRE LA FELICIDAD

FELICIDAD-2

Nuestra principal dificultad para mejorar nuestro bienestar (y Felicidad) son las creencias acerca de lo que realmente nos encamina o no a “ser felices”. Estas creencias las hemos aprendido a base de oírlas, verlas y experimentarlas a lo largo de nuestra vida. Pero, ¿somos conscientes que la mayoría de estas creencias responden a patrones culturales que se heredan?

Comencemos!… desmontando 5 mitos sobre la Felicidad.

1. “La Felicidad se tiene que encontrar”

FELICIDAD-3Mito: La felicidad es un destino que se tiene que encontrar, por lo que debemos partir hacia su  búsqueda constante.

Antídoto: La Felicidad no es un lugar al que llegar, es una forma de vivir.

En el camino, por supuesto, debemos cumplir con unos requisitos ineludibles, metas que debemos alcanzar y etapas que ir completando en nuestras vidas: casarnos con nuestro amor verdadero, conseguir el trabajo perfecto, comprarnos la casa ideal, tener el coche último modelo o el vestuario más fashion. Pero, esto de vivir siempre buscando, debe ser como… como convertirte de repente, en Super Mario Bross y ponerte a pasar pantallas con los asteroides cayéndote en la cabeza. En el camino, recargas vida… sí, pero nunca la suficiente como para no ir asfixiado.

No creo que esto sea la idea que tenemos en la cabeza sobre lo que es la Felicidad. Y es que no es un sitio al que ir, sino una forma de ESTAR en el mundo. La ciencia ya está demostrando que la Felicidad depende fundamentalmente, de nuestra voluntad y de nuestro crecimiento personal. No es algo que esté ahí fuera y que debamos conquistar, está en nosotros, en nuestra experiencia interior.

2. “No puedo ser feliz si mis circunstancias no cambian”

FELICIDAD-4Mito: Mis circunstancias me impiden ser feliz, y yo no puedo hacer nada por cambiarlas.

Antídoto: Prueba a fortalecer tu interior, potencia tu capacidad para liberarte de tus limitaciones “inventadas”. Las circunstancias no son un obstáculo a la Felicidad.

Siempre esperando que el universo conspire para que se den esas circunstancias mágicas que harán que cambie nuestra experiencia. La suerte y el azar toman el control sobre nuestras vidas y no hay nada que nosotros podamos hacer para deshacer este destino. “Yo seré feliz cuando…”, “qué mala suerte tengo…”,… Pensamos que si pudiéramos juntar esto y lo otro, reunir todas las condiciones, como se suele decir, tener “todo para ser feliz”, entonces la Felicidad se revelará ante nuestros ojos.

Sabemos por experiencia, que podemos estar en lo que llamamos “el pequeño paraíso”, con todo lo que necesitamos para ser felices, y aun así, ser completamente desgraciados por dentro. Por el contrario, conocemos mucha gente que está en circunstancias difíciles y que logran mantener la serenidad, la fuerza interior, la libertad y la confianza.

Tus circunstancias son temporales, y como tal, cambiarán. ¿Hacia dónde? Hacia donde TÚ quieras.

3. “Soy feliz cuando siento placer”

felicidad-5Mito: La Felicidad es directamente proporcional a la cantidad de placer que experimento.

Antídoto: La Felicidad va más allá del placer que sentimos. Tiene que ver con sensaciones profundas como la serenidad y la autorrealización.

Viendo hace un tiempo, un programa en televisión (el cual cogí a medias y tampoco puedo decir quién estaba hablando), escuché algo que me hizo mucha gracia por la simpleza en la que quedaba resumido, a modo de recetilla, qué hacer para “ser feliz”. Decía algo así como:

Para ser feliz un día, vete de compras. Date un capricho en el que no habías pensado

Para ser feliz un fin de semana, reúnete con tus amigos. Come con ellos y diviértete

Para ser feliz un mes, vete de vacaciones. Viaja a Australia o a un sitio exótico

Para ser feliz un año, hereda una fortuna. Haz realidad tus sueños, materializa tus ilusiones

Pero para ser feliz TODA LA VIDA, busca la forma de ayudar a los demás, de aportarles algo 

¿Cuántas veces tras lograr estas metas placenteras y experimentar el éxtasis nos hemos dado cuenta que han contribuido poco o muy poco a aumentar nuestra  sensación de Felicidad?

Son sensaciones que colman nuestros sentidos: una buena comida, un excelente viaje, una ropa bonita,… y tienen una limitación temporal (1 día, 1 mes, 1 año,…).

Así es el placer, se consume a sí mismo conforme lo experimentamos. Y aunque las sensaciones de placer contribuyen a aumentar nuestro saldo de Felicidad, todos estamos de acuerdo en que no es suficiente y no tiene tanta relevancia en nuestro bienestar general.  La Felicidad tiene que ver con sensaciones más profundas, como la serenidad o paz interior y la realización.

4. “La Felicidad como sinónimo de éxito”

FELICIDAD-6Mito: Si cumplo todos mis objetivos y tengo éxito seré feliz.

Antídoto: El éxito no es la llave de la Felicidad; la Felicidad es la llave al éxito.

El éxito también es un concepto cultural. Occidente establece unos requisitos para ser considerado una persona de éxito. La realidad nos demuestra que podemos tener mucho éxito y ser infelices; o por el contrario, podemos ser muy felices aunque no seamos exitosos desde el punto de vista de la mayoría de la gente.

La palabra éxito está sinceramente devaluada en nuestro lenguaje. Nuestra sociedad la ha convertido en sinónimo de poder, y de grandes logros económicos y sociales (vete tú a saber con qué moral). Lamentablemente, el éxito queda definido con estos valores y señalan a las personas que “valen la pena” en esta vida. (Já)

Al margen de lo que la sociedad determine lo que supone tener éxito, lo que más nos interesa es… ¿qué significa éxito para ti?; segunda pregunta, ¿se corresponde con lo que la sociedad define como éxito?; tercera pregunta, ¿qué éxito estás dispuesto a seguir entonces?

No necesitamos el éxito para demostrar nuestro valor personal, pero será inevitable que lo obtengas si logras disfrutar con el proceso sin importarte el resultado.

5. “La Felicidad es la ausencia de dolor”

FELICIDAD-7Mito: Mi nivel de felicidad es inversamente proporcional al dolor que experimento.

Antídoto: No puedo dejar de sentir dolor cuando sea necesario. Forma parte de la esencia humana. Es la ausencia de Sufrimiento la que nos acerca a la Felicidad.

Dolor y Sufrimiento están relacionados, pero no son lo mismo. El dolor surge en el instante en que somos heridos física o emocionalmente. Sentimos dolor cuando nos hacemos un corte, o cuando perdemos a un ser querido.

Pero el sufrimiento es más complejo: implica una historia, un mini-yo construido por nuestro ego que es infeliz y se revela cuando algo no favorece sus objetivos.

No podemos evitar el dolor, aunque sí podemos gestionar el sufrimiento. El sufrimiento entendido como una “crisis emocional” es una de las mayores fuentes de infelicidad. Gestionar el Sufrimiento no es un lujo, es algo que va a determinar la calidad de nuestras vidas.

ESTÁ LLOVIENDO, ¿BAILAMOS?

FELICIDAD-8Es maravilloso ser más longevos, tener la capacidad de curar más enfermedades y a más personas; tener acceso a la información y a las comunicaciones; la educación, el poder viajar, tener libertad, disfrutar de los placeres de la vida,… son cosas, por demás, absolutamente deseables. Sin embargo, esto no es suficiente.

Entonces, ¿qué es lo que contribuye a que una vida merezca la pena ser vivida?

Hay tantas cosas que puedes hacer para aumentar tu Felicidad y contribuir realmente a tu bienestar…

  • Cuida el jardín a diario. Transformar nuestra experiencia requiere de constancia
  • Experimenta el sentimiento de gratitud. Espero que encontrar motivos para estar agradecidos no sea un impedimento
  • Haz un acto de generosidad desinteresado. Algo que sirva a alguien, no a ti mismo
  • Disfruta en el camino. El regocijo está realmente en todo lo que haces para conseguir tus sueños
  • Planta semillas de esperanza, ilusión y confianza. Es gratis
  • Haz algo que tenga valor de verdad. Valor de Amor, de Libertad o de Paz
  • Gestiona tu ego. No te creas a ti mismo, aunque aprende a escucharte
  • Deshazte de las cosas que te causan deterioro o te destruyen. Se trata de sumar, no de restar
  • Recuerda tus auténticos objetivos: ser feliz y que las personas que amas o que te rodean también lo sean

Las emociones son pasajeras; las circunstancias cambiantes;  el placer efímero; el éxito fútil; y el dolor inevitable. En el fondo, todos perseguimos lo mismo, mejorar nuestra experiencia interna, alcanzar la paz interior. Para mí, eso es Felicidad.

Y también lo es para las personas que aparecen en este vídeo. Ellos son mis auténticos héroes de la Felicidad. ¿Dirías que tienen aspecto de ser “infelices”?

(Si no puedes ver este vídeo, visita http://www.youtube.com/watch?v=sJJSDRQWSfA)


11 comentarios

INCERTIDUMBRE Y PLENITUD

Incertidumbre y Plenitud - 1

SI NO HAY NADA QUE PERDER, NO HAY NADA QUE GANAR

Si en algo estamos todos de acuerdo es que el CAMBIO es una característica constante y segura de nuestro entorno. El cambio forma parte del reducido repertorio de certezas que manejamos. La mayoría de los acontecimientos de nuestra vida suceden en el “hogar de la incertidumbre”: no sabemos cuál será el resultado de las acciones que emprendemos, ni cómo reaccionará el entorno ante nuestras intervenciones.

Sin embargo, el ser humano parece no llegar a adaptarse a esta situación de cambio continuo y lo vivimos con incertidumbre. Tantos millones de años de evolución humana y seguimos sintiendo la misma inquietud ante el futuro. Y es que el ser humano tiene la necesidad de conocer y predecir.

Pero, ¿a qué propósito sirve esta necesidad? Probablemente y en primera instancia, es una necesidad evolutiva, programada en nuestros genes para seguir conociendo y descubriendo el mundo en el que vivimos, generación tras generación; pero sobre todo, es una necesidad psicológica creada por nuestra educación que propone y fomenta modelos de búsqueda de seguridad, y donde la incertidumbre se convierte en un elemento a controlar y predecir. Una falacia y un círculo vicioso que nos confunde, porque en la medida en que hemos conseguido un objetivo, y por ende, cierta sensación de seguridad, vuelve la incertidumbre al abordar nuestro siguiente reto.

Hace años, charlando con un periodista muy reconocido de este país, me hizo una curiosa pregunta disfrazada de refrán popular: “Ana, si pudieras elegir, ¿escogerías pájaro en mano o cientos volando?”. Mi respuesta fue inmediata, espontánea y sin duda, sincera: “Cientos volando”. Cuando tomé conciencia de mi respuesta, me descubrí a mí misma eligiendo incertidumbre, en vez de seguridad.

Todos conocemos la respuesta social a este refrán: “escoge pájaro en mano”. Nuestra cultura popular recoge el pensar de la mayoría de la sociedad, y en este caso, el mensaje está claro: pájaro en mano alude al modelo de seguridad en el que nos educan, y está basado en la creencia de que si tenemos “todo controlado”, nos sentiremos seguros y capacitados para andar con paso firme.

Pero elegir “cientos volando” abre un universo de posibilidades y oportunidades. Es vivir libremente, sin esposas que te aten a tu pasado, y sin construir cadenas que te conviertan en esclavo de un futuro que, ni siquiera, sabemos si sucederá.

LA INCOMODIDAD DE LA NO-CERTEZA

Vivir con incertidumbre significa NO SABER:

  • Lo que va a ser de ti
  • Si mejorarán las cosas
  • Si lograrás aquello que deseas y que es tan importante para ti
  • Cuándo se solucionarán tus problemas
  • Qué hacer en una determinada circunstancia

Pero, ¿por qué nos sentimos tan incómodos si no conocemos las respuestas de futuro?

De forma absurda, tratamos de controlar el futuro, y probablemente, ésa sea la acción más certera y afinada para instaurar la incertidumbre y la inseguridad en nuestras vidas. La incertidumbre no es más que el hecho de no saber si nuestras expectativas de vida, se harán o no realidad; o qué nos deparará el mañana, y sentir angustia por lo que aún está por venir. Este miedo nos obliga a planear cada paso de nuestra existencia y cada decisión que tomamos en la vida.

Incertidumbre y Plenitud - 2

Nuestra cultura sigue un patrón erróneo y no valora el poder del pensamiento. El modelo que subyace está basado en un error fundamental de concepto, y es que no podemos tenerlo todo controlado. Y cuando ocurre algún imprevisto, nos estresamos, nos irritamos y es un inconveniente. Lo imprevisto no estaba contemplado en nuestros planes y nos produce desazón e incertidumbre.

¿Y si nos enseñaran a vivir en la incertidumbre?, ¿Y si aprendiéramos a aceptar la incertidumbre como “lo natural”?, ¿No sería más eficaz por nuestra parte aceptar que el mundo no está compuesto de certezas, sino de posibilidades inciertas?

LA BÚSQUEDA DE LA CERTEZA EN UN UNIVERSO PROBABILÍSTICO

Cuanto más conocemos y sabemos, mayor certeza tenemos sobre que el universo NO es predecible. Las variables que intervienen forman un conjunto de probabilidades en el que no podemos asegurar su resultado.

Nuestro empeño en la certeza nos lleva a NO aceptar que no disponemos de todas las respuestas. Richard Feynman, premio Nobel de Física en 1965, en su ensayo sobre “La Incertidumbre del Conocimiento” nos decía:

«Es mucho más interesante vivir sin saber que teniendo respuestas que podrían estar equivocadas (…) Pero no tengo que tener una respuesta. No me da miedo no saber cosas.»

Lo más interesante de este eminente físico cuántico es, que si no supieras a qué dedicó su vida, te parecería estar oyendo a un filósofo, a un metafísico o a un psicólogo.

¿Qué tan cerca se encuentran estas ciencias?

Si hay una disciplina que considero está aportando un gran conocimiento sobre cómo funciona el TODO al que llamamos individuo (y Universo), ésa es la Física Cuántica… ¿Acabas de sentir palpitaciones, sudoración fría, temblores inespecíficos y sensación de ahogo? Bienvenido! entonces, al increíble mundo cuántico, el universo de las posibilidades, de la aceptación de la dualidad,  y donde todos los procesos químicos y eléctricos de nuestro organismo se dejan notar hasta en las partículas más infinitesimales de nuestro cuerpo. Resulta fascinante el abanico de preguntas y respuestas que nos ofrece el estudio del universo cuántico. No es de extrañar que ya escuchemos hablar del líder cuántico, los cambios cuánticos, la sociedad cuántica,… Hemos comenzado la era del estudio de lo minúsculo para entender cómo afecta al todo.

Dejando a un lado los complicados cálculos matemáticos de la física cuántica, nos encontramos con un modelo filosófico y casi “psicológico” de entender la realidad, es decir, el mundo de la potencialidad o de lo que puede llegar a ser.

Al hablar de incertidumbre, no he podido dejar pasar algunas referencias que ha aportado la ciencia cuántica; un campo de estudio que se atreve a romper con todas las certezas sobre la existencia humana.

¿Qué es la física cuántica y qué tiene que ver con la incertidumbre?

Es la rama de la física que estudia el comportamiento de la materia cuando las dimensiones de ésta son tan pequeñas, que ya no podemos determinar con certeza si lo que observamos es materia (un cuerpo físico), energía (una onda que se contrae y se expande en el espacio), o… AMBAS COSAS A LA VEZ. Hablamos de un nivel de estudio subatómico.

Ambas cosas a la vez… ¿Cómo es posible que algo sea materia y energía, al mismo tiempo? Nos enseñaron en el colegio que la materia podemos verla, tocarla,… percibirla a través de nuestros sentidos; la energía, sin embargo, es invisible, y lo máximo que podemos hacer es intuirla y observar los efectos que ésta tiene en la realidad.

¿Juega el Universo a la travesura de “ahora me ves”, “ahora no me ves”?

Los seres humanos somos materia (cuerpo) y energía (mente) al mismo tiempo.  Sin embargo, estamos condicionados para creer que el mundo exterior es más real que el interior. Este modelo de ciencia afirma justo lo contrario: lo que nos pasa dentro, crea lo que pasa fuera.

La peculiaridad de esta ciencia va más allá, enunciando y demostrando el “Principio de Incertidumbre” (Heisenberg). Nuestras partículas más elementales se rigen por este principio. Al igual que no podemos cocinar un bizcocho de chocolate si disponemos de almendras, en vez de chocolate, del mismo modo, no podemos vivir en la certeza si nuestra materia prima esencial se rige por la incertidumbre.

Más cosas de esta singular ciencia… El principio también describe que “el mismo acto de observar cambia el objeto observado“. Es decir, lo que estudias, lo cambias.

fisica cuantica y el penamiento flexibleNos aferrarnos a nuestras creencias y aprender a verlo desde otra perspectiva se convierte en una ardua tarea. Si observamos la imagen podremos entender de una forma muy gráfica, las distintas caras que tiene la percepción de la realidad. El cilindro se proyecta hacia la derecha como un círculo, de hecho, si alguien lo mirara desde ese lado, no tendría más remedio que afirmar que se trata de una forma circular.

Sin embargo, el mismo cilindro hacia la izquierda se proyecta como un rectángulo, y todos los que estuvieran a ese lado afirmarían contundentemente, que la forma que ven es rectangular.

Esto nos hace pensar, ¿qué es entonces, la realidad? De repente, hay  un elemento influyente nunca antes contemplado, ¿qué es el observador? Y sobre todo,  ¿qué papel juega el observador en aquello que está tratando de estudiar?

La respuesta de la física cuántica es rotunda: “La conciencia está involucrada, el observador no puede ser ignorado”. Somos nosotros quienes nos ocupamos, con nuestras elecciones y, sobre todo, con nuestros pensamientos (“yo sí puedo”, “yo no puedo”), de condenarnos a una realidad limitada y negativa, o por el contrario, encaminarnos hacia la consecución de aquellas cosas que soñamos.

No sólo influimos en la realidad, sino que en la medida en que decidimos qué y cómo observar, “creamos” esa realidad.

Incertidumbre y Plenitud - 4El principio de incertidumbre no sólo es ciencia cuántica. Sirve para explicar situaciones y conceptos de la vida. Bajo este prisma, la mayoría de las cosas que suceden no están escritas ni predeterminadas. A una causa ya no le sigue necesariamente un efecto.

Nada es seguro hasta el momento en que ha pasado. Incluso habiendo pasado, con la mirada retrospectiva, tampoco se puede explicar con exactitud, hay un margen de incertidumbre en el conocimiento humano.

ACEPTANDO LA INCERTIDUMBRE CONTINUA

Cada circunstancia, cada hecho que la vida nos presenta está lleno de incertidumbre. Entender que la incertidumbre forma parte de nuestra realidad es el primer paso. Pero, ¿cómo lidiar con la incertidumbre?, ¿cómo podemos transformarla en un universo de potencialidad?

La incertidumbre, como hemos visto, forma parte de nosotros desde esas minúsculas partículas elementales que componen nuestro ser (físico y energético). Si vivimos la incertidumbre desde la confianza, nos permitimos asumir riesgos, tenemos iniciativa y no tememos equivocarnos. La incertidumbre es la fuerza que nos empuja a luchar, a seguir hacia adelante y nos recuerda que estamos construyendo nuestro futuro.

Pero vivir la incertidumbre desde el miedo nos conduce a la preocupación y al malestar interior. Este miedo se traduce en 2 emociones básicas: “tenemos algo que no queremos perder, o no tenemos algo que deseamos ganar” ¿Te resulta útil malgastar tanta energía en dilucidar un futuro que contiene en sí mismo todas las posibilidades?

Acepta el reto de iniciar el camino hacia la soberanía personal y el liderazgo de la mente, las emociones y de nuestro mundo interior. Si queremos dormir y nuestras preocupaciones no nos dejan, si queremos hacer deporte pero no lo hacemos, si pensamos atropelladamente,  no estamos ejerciendo nuestro poder personal, y no podemos responder con sabiduría ante los imprevistos. Vivir la incertidumbre desde un espacio de confianza es una oportunidad para reinventarnos, para salir de nuestra zona de confort, y como dice el Dr. Mario Alonso Puig, para “entrar en la zona de valor”.

CELEBRA TU INCERTIDUMBRE. HOY COMIENZA TU CAMBIO.