Ana Porras Blog

Mil y una razones para SER


1 comentario >

Los Justos Ana Porras BlogUn hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire.

El que agradece que en la tierra haya música.

El que descubre con placer una etimología.

Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.

El ceramista que premedita un color y una forma.

El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.

Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.

El que acaricia a un animal dormido.

El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.

El que agradece que en la tierra haya Stevenson.

El que prefiere que los otros tengan razón.

Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

Anónimos con causa, valientes sin rostro, maestros no reconocidos, creativos silenciosos, agradecidos ignorados, rebeldes de humildad, bizarros sin esfuerzo, vividores empedernidos, iluminados no ilustrados, sabios olvidados, guerreros compasivos, artistas sin público, soñadores en vigilia, imperfectos perfectos, letrados por voluntad, virtuosos sin miedo, activistas involuntarios, magos sin varita, donantes de espíritu, pacíficos en la barbarie, adictos a la vida, héroes sin batalla, libertarios de la libertad, custodios de la belleza, dibujantes de sueños, caminantes con alas, solidarios sin cascabel,  transformistas de la realidad, eruditos sin certezas,  ricos sin dinero,…

Los Justos de Borges actúan en silencio, sin hacer ruido. No hay alardes, ni altruismos impostados.  Sencillamente, los Justos equilibran el mundo por la forma en que viven sus propias vidas.


11 comentarios

INCERTIDUMBRE Y PLENITUD

Incertidumbre y Plenitud - 1

SI NO HAY NADA QUE PERDER, NO HAY NADA QUE GANAR

Si en algo estamos todos de acuerdo es que el CAMBIO es una característica constante y segura de nuestro entorno. El cambio forma parte del reducido repertorio de certezas que manejamos. La mayoría de los acontecimientos de nuestra vida suceden en el “hogar de la incertidumbre”: no sabemos cuál será el resultado de las acciones que emprendemos, ni cómo reaccionará el entorno ante nuestras intervenciones.

Sin embargo, el ser humano parece no llegar a adaptarse a esta situación de cambio continuo y lo vivimos con incertidumbre. Tantos millones de años de evolución humana y seguimos sintiendo la misma inquietud ante el futuro. Y es que el ser humano tiene la necesidad de conocer y predecir.

Pero, ¿a qué propósito sirve esta necesidad? Probablemente y en primera instancia, es una necesidad evolutiva, programada en nuestros genes para seguir conociendo y descubriendo el mundo en el que vivimos, generación tras generación; pero sobre todo, es una necesidad psicológica creada por nuestra educación que propone y fomenta modelos de búsqueda de seguridad, y donde la incertidumbre se convierte en un elemento a controlar y predecir. Una falacia y un círculo vicioso que nos confunde, porque en la medida en que hemos conseguido un objetivo, y por ende, cierta sensación de seguridad, vuelve la incertidumbre al abordar nuestro siguiente reto.

Hace años, charlando con un periodista muy reconocido de este país, me hizo una curiosa pregunta disfrazada de refrán popular: “Ana, si pudieras elegir, ¿escogerías pájaro en mano o cientos volando?”. Mi respuesta fue inmediata, espontánea y sin duda, sincera: “Cientos volando”. Cuando tomé conciencia de mi respuesta, me descubrí a mí misma eligiendo incertidumbre, en vez de seguridad.

Todos conocemos la respuesta social a este refrán: “escoge pájaro en mano”. Nuestra cultura popular recoge el pensar de la mayoría de la sociedad, y en este caso, el mensaje está claro: pájaro en mano alude al modelo de seguridad en el que nos educan, y está basado en la creencia de que si tenemos “todo controlado”, nos sentiremos seguros y capacitados para andar con paso firme.

Pero elegir “cientos volando” abre un universo de posibilidades y oportunidades. Es vivir libremente, sin esposas que te aten a tu pasado, y sin construir cadenas que te conviertan en esclavo de un futuro que, ni siquiera, sabemos si sucederá.

LA INCOMODIDAD DE LA NO-CERTEZA

Vivir con incertidumbre significa NO SABER:

  • Lo que va a ser de ti
  • Si mejorarán las cosas
  • Si lograrás aquello que deseas y que es tan importante para ti
  • Cuándo se solucionarán tus problemas
  • Qué hacer en una determinada circunstancia

Pero, ¿por qué nos sentimos tan incómodos si no conocemos las respuestas de futuro?

De forma absurda, tratamos de controlar el futuro, y probablemente, ésa sea la acción más certera y afinada para instaurar la incertidumbre y la inseguridad en nuestras vidas. La incertidumbre no es más que el hecho de no saber si nuestras expectativas de vida, se harán o no realidad; o qué nos deparará el mañana, y sentir angustia por lo que aún está por venir. Este miedo nos obliga a planear cada paso de nuestra existencia y cada decisión que tomamos en la vida.

Incertidumbre y Plenitud - 2

Nuestra cultura sigue un patrón erróneo y no valora el poder del pensamiento. El modelo que subyace está basado en un error fundamental de concepto, y es que no podemos tenerlo todo controlado. Y cuando ocurre algún imprevisto, nos estresamos, nos irritamos y es un inconveniente. Lo imprevisto no estaba contemplado en nuestros planes y nos produce desazón e incertidumbre.

¿Y si nos enseñaran a vivir en la incertidumbre?, ¿Y si aprendiéramos a aceptar la incertidumbre como “lo natural”?, ¿No sería más eficaz por nuestra parte aceptar que el mundo no está compuesto de certezas, sino de posibilidades inciertas?

LA BÚSQUEDA DE LA CERTEZA EN UN UNIVERSO PROBABILÍSTICO

Cuanto más conocemos y sabemos, mayor certeza tenemos sobre que el universo NO es predecible. Las variables que intervienen forman un conjunto de probabilidades en el que no podemos asegurar su resultado.

Nuestro empeño en la certeza nos lleva a NO aceptar que no disponemos de todas las respuestas. Richard Feynman, premio Nobel de Física en 1965, en su ensayo sobre “La Incertidumbre del Conocimiento” nos decía:

«Es mucho más interesante vivir sin saber que teniendo respuestas que podrían estar equivocadas (…) Pero no tengo que tener una respuesta. No me da miedo no saber cosas.»

Lo más interesante de este eminente físico cuántico es, que si no supieras a qué dedicó su vida, te parecería estar oyendo a un filósofo, a un metafísico o a un psicólogo.

¿Qué tan cerca se encuentran estas ciencias?

Si hay una disciplina que considero está aportando un gran conocimiento sobre cómo funciona el TODO al que llamamos individuo (y Universo), ésa es la Física Cuántica… ¿Acabas de sentir palpitaciones, sudoración fría, temblores inespecíficos y sensación de ahogo? Bienvenido! entonces, al increíble mundo cuántico, el universo de las posibilidades, de la aceptación de la dualidad,  y donde todos los procesos químicos y eléctricos de nuestro organismo se dejan notar hasta en las partículas más infinitesimales de nuestro cuerpo. Resulta fascinante el abanico de preguntas y respuestas que nos ofrece el estudio del universo cuántico. No es de extrañar que ya escuchemos hablar del líder cuántico, los cambios cuánticos, la sociedad cuántica,… Hemos comenzado la era del estudio de lo minúsculo para entender cómo afecta al todo.

Dejando a un lado los complicados cálculos matemáticos de la física cuántica, nos encontramos con un modelo filosófico y casi “psicológico” de entender la realidad, es decir, el mundo de la potencialidad o de lo que puede llegar a ser.

Al hablar de incertidumbre, no he podido dejar pasar algunas referencias que ha aportado la ciencia cuántica; un campo de estudio que se atreve a romper con todas las certezas sobre la existencia humana.

¿Qué es la física cuántica y qué tiene que ver con la incertidumbre?

Es la rama de la física que estudia el comportamiento de la materia cuando las dimensiones de ésta son tan pequeñas, que ya no podemos determinar con certeza si lo que observamos es materia (un cuerpo físico), energía (una onda que se contrae y se expande en el espacio), o… AMBAS COSAS A LA VEZ. Hablamos de un nivel de estudio subatómico.

Ambas cosas a la vez… ¿Cómo es posible que algo sea materia y energía, al mismo tiempo? Nos enseñaron en el colegio que la materia podemos verla, tocarla,… percibirla a través de nuestros sentidos; la energía, sin embargo, es invisible, y lo máximo que podemos hacer es intuirla y observar los efectos que ésta tiene en la realidad.

¿Juega el Universo a la travesura de “ahora me ves”, “ahora no me ves”?

Los seres humanos somos materia (cuerpo) y energía (mente) al mismo tiempo.  Sin embargo, estamos condicionados para creer que el mundo exterior es más real que el interior. Este modelo de ciencia afirma justo lo contrario: lo que nos pasa dentro, crea lo que pasa fuera.

La peculiaridad de esta ciencia va más allá, enunciando y demostrando el “Principio de Incertidumbre” (Heisenberg). Nuestras partículas más elementales se rigen por este principio. Al igual que no podemos cocinar un bizcocho de chocolate si disponemos de almendras, en vez de chocolate, del mismo modo, no podemos vivir en la certeza si nuestra materia prima esencial se rige por la incertidumbre.

Más cosas de esta singular ciencia… El principio también describe que “el mismo acto de observar cambia el objeto observado“. Es decir, lo que estudias, lo cambias.

fisica cuantica y el penamiento flexibleNos aferrarnos a nuestras creencias y aprender a verlo desde otra perspectiva se convierte en una ardua tarea. Si observamos la imagen podremos entender de una forma muy gráfica, las distintas caras que tiene la percepción de la realidad. El cilindro se proyecta hacia la derecha como un círculo, de hecho, si alguien lo mirara desde ese lado, no tendría más remedio que afirmar que se trata de una forma circular.

Sin embargo, el mismo cilindro hacia la izquierda se proyecta como un rectángulo, y todos los que estuvieran a ese lado afirmarían contundentemente, que la forma que ven es rectangular.

Esto nos hace pensar, ¿qué es entonces, la realidad? De repente, hay  un elemento influyente nunca antes contemplado, ¿qué es el observador? Y sobre todo,  ¿qué papel juega el observador en aquello que está tratando de estudiar?

La respuesta de la física cuántica es rotunda: “La conciencia está involucrada, el observador no puede ser ignorado”. Somos nosotros quienes nos ocupamos, con nuestras elecciones y, sobre todo, con nuestros pensamientos (“yo sí puedo”, “yo no puedo”), de condenarnos a una realidad limitada y negativa, o por el contrario, encaminarnos hacia la consecución de aquellas cosas que soñamos.

No sólo influimos en la realidad, sino que en la medida en que decidimos qué y cómo observar, “creamos” esa realidad.

Incertidumbre y Plenitud - 4El principio de incertidumbre no sólo es ciencia cuántica. Sirve para explicar situaciones y conceptos de la vida. Bajo este prisma, la mayoría de las cosas que suceden no están escritas ni predeterminadas. A una causa ya no le sigue necesariamente un efecto.

Nada es seguro hasta el momento en que ha pasado. Incluso habiendo pasado, con la mirada retrospectiva, tampoco se puede explicar con exactitud, hay un margen de incertidumbre en el conocimiento humano.

ACEPTANDO LA INCERTIDUMBRE CONTINUA

Cada circunstancia, cada hecho que la vida nos presenta está lleno de incertidumbre. Entender que la incertidumbre forma parte de nuestra realidad es el primer paso. Pero, ¿cómo lidiar con la incertidumbre?, ¿cómo podemos transformarla en un universo de potencialidad?

La incertidumbre, como hemos visto, forma parte de nosotros desde esas minúsculas partículas elementales que componen nuestro ser (físico y energético). Si vivimos la incertidumbre desde la confianza, nos permitimos asumir riesgos, tenemos iniciativa y no tememos equivocarnos. La incertidumbre es la fuerza que nos empuja a luchar, a seguir hacia adelante y nos recuerda que estamos construyendo nuestro futuro.

Pero vivir la incertidumbre desde el miedo nos conduce a la preocupación y al malestar interior. Este miedo se traduce en 2 emociones básicas: “tenemos algo que no queremos perder, o no tenemos algo que deseamos ganar” ¿Te resulta útil malgastar tanta energía en dilucidar un futuro que contiene en sí mismo todas las posibilidades?

Acepta el reto de iniciar el camino hacia la soberanía personal y el liderazgo de la mente, las emociones y de nuestro mundo interior. Si queremos dormir y nuestras preocupaciones no nos dejan, si queremos hacer deporte pero no lo hacemos, si pensamos atropelladamente,  no estamos ejerciendo nuestro poder personal, y no podemos responder con sabiduría ante los imprevistos. Vivir la incertidumbre desde un espacio de confianza es una oportunidad para reinventarnos, para salir de nuestra zona de confort, y como dice el Dr. Mario Alonso Puig, para “entrar en la zona de valor”.

CELEBRA TU INCERTIDUMBRE. HOY COMIENZA TU CAMBIO.


7 comentarios

MINDFULNESS Y LA CONQUISTA DE LA CONCIENCIA

mindfulness y conquista conciencia 1

COMO SI DE LA CONQUISTA DEL ESPACIO SE TRATARA, ASÍ ES COMO EMPEZAMOS A VISLUMBRAR EL RETO DE LA CONSCIENCIA

Todos hemos sentido alguna vez en nuestras vidas, que los acontecimientos externos sucedían y nos sacudían a un ritmo tan vertiginoso que no hemos sido capaces de digerir, reflexionar y aposentar esas experiencias. Esta estela vivencial puede ir creando en nuestra vida la sensación de habitar en un rincón muy pequeño, no ya de nuestro cuerpo, sino de nuestra mente.

Nuestro mundo, tal y como lo conocemos, está en crisis. Estamos atrapados en la incertidumbre salpicada de cuando en vez, por momentos efímeros de falsa seguridad. El estrés, la depresión y la ansiedad amenazan con convertirse en las pandemias de la especie humana para este siglo.

La actitud con la que nos enfrentamos al mundo y a nosotros tiene un efecto muy profundo en el devenir de los acontecimientos. Los resultados dependerán del uso que hagamos, en ESTE MISMO MOMENTO, de nuestra capacidad para tomar consciencia, y aliviar nuestra ansiedad, insatisfacción y malestar. Lamentablemente, la excusa más frecuente es “no tengo tiempo para estar conmigo”, como si habláramos de un lujo que no nos podemos permitir. Una creencia que acaba por pasarnos factura.

Somos responsables de encontrar los procesos y las herramientas que nos faciliten tomar el control de nuestras vidas porque nadie puede experimentar en cabeza ajena. La palabra clave es CONCIENCIA. Muchos creemos ESTAR en el mundo, cuando en realidad, SOMOS parte del mundo.

Antes de adentrarnos en el universo de la Conciencia, os voy a pedir 3 minutos para escuchar lo que supuso para el actor Jim Carrey conocer a Eckhart Tolle, reconocido escritor y maestro espiritual. Entre otras cosas, ha tenido la oportunidad de experimentar que LA CONCIENCIA LO CAMBIA TODO.

                                       

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE CONQUISTAR LA CONCIENCIA?

Cuando le preguntamos a una persona si cree que se conoce, es muy frecuente escuchar una respuesta afirmativa, seguida de toda una serie de argumentos a favor del autoconocimiento. Creemos que nos conocemos casi como un hecho constatado y universal… ¿Cómo no me voy a conocer, si habito en mí 24 horas al día?

iceberg1Nada más lejos de la realidad: somos un 10% de consciencia y subconsciencia, y un 90% de inconsciencia. Y es que nuestro cerebro es capaz de absorber y elaborar mucha más información de lo que pensamos o somos conscientes. Si la mente consciente es la que conoce, y la mente inconsciente, la que no conocemos, en términos matemáticos, no podríamos decir que “nos conocemos”.

 QUE HAYA YO DONDE ANTES HUBO ELLO. S. FREUD

Fundamentalmente, es la mente inconsciente la que controla nuestros pensamientos, emociones y actos. Llegados a este punto, ¿qué puede hacer una mente para conocerse a sí misma, si casi el 95% de nuestra mente está sumida en la oscuridad o en la penumbra? Esta es la importancia de  dirigir los focos de la luz hacia los patrones inconscientes y subconscientes que influyen en nuestra vida, que determinan nuestras decisiones, nuestra conducta e incluso, los resultados personales, sociales y económicos que obtenemos.

La percepción sobre nuestras vidas es el resultado de muchas fuerzas que conforman nuestra experiencia, provocando que nos sintamos bien o mal. Muchas de estas fuerzas están fuera de nuestro control. Nacemos en cierta manera determinados, puesto que no elegimos ciertos acontecimientos vitales como cuándo nacer, o quiénes serán nuestros padres; si tendremos los ojos verdes o marrones o  si seremos altos o bajos. No es mucho lo que podemos hacer acerca de nuestra apariencia física o constitución.

Pero existen otras muchas características y destrezas sobre las que sí tenemos el poder de la influencia. Éstas se encuentran dentro de nuestra mente. ¿Cuál de las mentes? En nuestra mente inconsciente. El poder de influir en nuestra realidad reside en la mente que desconocemos. Como un iceberg, el inconsciente alcanza todo lo que está sumergido y condiciona nuestras vidas sin ser conscientes de ello.

La conquista de la conciencia es el reto. La Conciencia entendida como los griegos la definieron: “conocimiento compartido con uno mismo”. Tomar conciencia es aumentar nuestro grado de autoconocimiento y significa arrojar luz sobre facetas de nuestra personalidad que responden a patrones inconscientes de actuación.                     

LA PRÁCTICA DE LA ATENCIÓN PLENA O MINDFULNESS

¿Cuántas veces te descubres despistado al día? ¿Desconectado de lo que estás haciendo y en una especie de ritual en trance, donde tu actividad está guiada por un piloto automático, mientras que tu mente divaga de un pensamiento a otro? Nos pasa conduciendo, yendo en transporte público, esperando el ascensor o nuestro turno en la carnicería del supermercado. Comer sin saborear la comida,  no escuchar los sonidos del amanecer o no tener tiempo en el día para estar con nosotros son síntomas claros de desconexión.

Es probable que algunos de estos momentos te resulten demasiado banales como para prestarles atención,… imagina entonces, la dignidad que les otorgamos para ser recordados. Pero son precisamente esos momentos continuos de no estar presentes los que hacen imposible la práctica de la atención plena, de vivir “aquí y ahora”.

mindfulness 3Todavía recuerdo la primera vez que tomé conciencia de nuestra tremenda capacidad para distraernos y permanecer alejados del momento presente: “Viajaba por México y me apunté a una excursión para conocer las ruinas Mayas. Todo un patrimonio cultural por el cual siento admiración desde muy joven, pero una locura de organización para visitarlas en un día. Formaba parte de un grupo de viaje para conocer Chichen Itza, Tikal y Tulum. Al bajarnos del autobús, todos íbamos cargados con nuestras cámaras de fotos dispuestos a sacar no 1, sino 100 fotografías de cada ruina o piedra que pudiera captar el objetivo. En la primera parada, y dada mi gran afición por la fotografía, yo también me dejé llevar por el ansia de captar esas millones de instantáneas de aquellos espacios maravillosos y que transmitían una energía tan especial. Pero en el autobús, cuando intercambiábamos cámaras para los visionados de las fotos que habíamos hecho, me di cuenta que, por sacar esas fotografías, me había perdido la experiencia de vivir esas ruinas mágicas en el momento en el que correspondía, y en cambio, las estaba  “saboreando” en el autobús. Cuando bajé de ese autobús, todos mis recursos de atención se habían centrado en hacer funcionar el disparador de la cámara, y sin embargo, mis retinas estaban vacías y mi corazón llorando. Ni siquiera me había sentado a respirar aquel aire caliente y revitalizante, ni me había dejado invadir por aquella luz, ni oler el mar que estaba tan cerca, y sobre todo, no me había permitido sentir la civilización que tanta admiración me producía. Todos y cada uno de nosotros nos estábamos conformando con revivir el momento a través de unas fotos y nos habíamos olvidado de vivirlo.

Darme cuenta en aquel momento, me permitió, en la siguiente parada, deleitarme con todas las sensaciones que me ofrecía el paraje. Mi cámara volvió medio vacía, pero me llevé la experiencia en mi corazón, en un lugar al que puedo volver cuando quiera, porque se ha quedado inmutable.

TODO EN LO QUE PONEMOS ATENCIÓN EXISTE;  CUANDO SE LA QUITAMOS, DESAPARECE.

Las técnicas de mindfulness o atención plena proceden de la tradición oriental, más concretamente de las enseñanzas del Buda. Recientemente, Occidente se encuentra desencantado por las limitaciones que impone nuestra cultura al desarrollo personal; y al mismo tiempo, mira a Oriente tratando de comprender la sabiduría que encierran sus enseñanzas espirituales.

La práctica de la atención nos enseña a escuchar a nuestro cuerpo a través de todas las ventanas sensoriales, y a atender al flujo de nuestro pensamiento y sentimientos, iniciando así, el proceso de conexión con nuestro propio paisaje interno. John Kabat-Zinn

La atención se convierte en la energía que crea las cosas; la intención, en la fuerza transformadora. Estos son los dos aspectos de la conciencia.

¿Cuáles son los fundamentos para practicar Mindfulness?ojo

Hanson dice “atraer cosas buenas a tu cerebro es la llave al bienestar y la efectividad, la curación psicológica, la creatividad y la práctica espiritual”.

  • Permanece atento a una dimensión de quietud
  • Permítete el momento presente
  • No te sabotees a ti mism@
  • Mira de vez en cuando las cosas como si las vieras por primera vez
  • Admite todos y cada uno de tus pensamientos y emociones sean cuales sean, sin juzgarlos
  • Acepta la experiencia tal cual viene y tal cual es
  • Deja ir, fluye. No trates de explicártelo todo con la limitación del diálogo con palabras

SOMOS CREADORES DE NUESTRA PROPIA REALIDAD Y LA SUMA DE TODOS, ES EL REFLEJO DE NUESTRO MUNDO

Nuestra relación con la experiencia y los múltiples paisajes internos y  externos por los que discurre debe comenzar por nosotros mismos. Si quisiéramos, por ejemplo, vivir en un mundo más pacífico, deberíamos empezar preguntándonos si nosotros podemos estar un poco más serenos. Si queremos que el mundo sea más amable y compasivo, no deberíamos imponernos un ideal imposible, sino aprender a ser amables y compasivos con nosotros mismos. Sólo así, el mundo empezará a asumir un aspecto completamente diferente.

La meditación nos conecta con nosotros mismos, nos revela y nos permite relacionarnos mejor con nosotros, los demás y con el entorno. Esta experiencia va transformando la mente hacia una “mente clara”, mejor capacitada para afrontar las emociones, las experiencias que nos suceden y cómo las interpretamos. Nuestra mente es mucho más poderosa y flexible de lo que pensamos, y podemos trabajarla para transformar nuestra vida.

BE MINDFUL, BE NOW