Ana Porras Blog

Mil y una razones para SER

APRENDIENDO A BAILAR BAJO LA LLUVIA

9 comentarios

“La felicidad es un estado mental que nos permite apreciar cualquier cosa”

FELICIDAD-0El filósofo francés Henri Bergson dijo: “Todos los grandes pensadores de la humanidad han dejado la Felicidad como algo vago, de modo tal, que así se pueda definir en los términos que cada uno quiera”.

Aun definiéndola como uno quiera, lo cierto es que la Felicidad es una aspiración universal del ser humano. Todo el mundo, sin excepción, aspira a ser feliz. Sin embargo, pocas personas se atreverían a admitir que lo son de manera permanente. Como mucho, reconoceríamos momentos efímeros y esporádicos de felicidad. Incluso podemos llegar a creer que la Felicidad permanente no existe, y que debemos conformarnos con esos escurridizos momentos. (Nota de la autor@: “Bueno, ya veremos…”).

Se supone que todas las metas y planes que nos marcamos en la vida los hacemos bajo la creencia de que nos permitirán vivir bien, ser felices. Estudiamos para tener una preparación y  obtener un trabajo que nos guste, o que nos permita vivir con unas comodidades. Nos rodeamos de amigos, conocidos, buscamos pareja y formamos una familia. Viajamos, decoramos nuestra casa 5 ó 6 veces a lo largo de nuestra vida, y compramos productos que nos prometen esos pequeños momentos de felicidad. No hay cosa que hagamos, que no tenga como objetivo estar mejor, a corto, medio o largo plazo.

Pero con todo lo que hacemos y estos resultados…, ¿tan difícil resulta ser feliz?

DESMONTANDO MITOS SOBRE LA FELICIDAD

FELICIDAD-2

Nuestra principal dificultad para mejorar nuestro bienestar (y Felicidad) son las creencias acerca de lo que realmente nos encamina o no a “ser felices”. Estas creencias las hemos aprendido a base de oírlas, verlas y experimentarlas a lo largo de nuestra vida. Pero, ¿somos conscientes que la mayoría de estas creencias responden a patrones culturales que se heredan?

Comencemos!… desmontando 5 mitos sobre la Felicidad.

1. “La Felicidad se tiene que encontrar”

FELICIDAD-3Mito: La felicidad es un destino que se tiene que encontrar, por lo que debemos partir hacia su  búsqueda constante.

Antídoto: La Felicidad no es un lugar al que llegar, es una forma de vivir.

En el camino, por supuesto, debemos cumplir con unos requisitos ineludibles, metas que debemos alcanzar y etapas que ir completando en nuestras vidas: casarnos con nuestro amor verdadero, conseguir el trabajo perfecto, comprarnos la casa ideal, tener el coche último modelo o el vestuario más fashion. Pero, esto de vivir siempre buscando, debe ser como… como convertirte de repente, en Super Mario Bross y ponerte a pasar pantallas con los asteroides cayéndote en la cabeza. En el camino, recargas vida… sí, pero nunca la suficiente como para no ir asfixiado.

No creo que esto sea la idea que tenemos en la cabeza sobre lo que es la Felicidad. Y es que no es un sitio al que ir, sino una forma de ESTAR en el mundo. La ciencia ya está demostrando que la Felicidad depende fundamentalmente, de nuestra voluntad y de nuestro crecimiento personal. No es algo que esté ahí fuera y que debamos conquistar, está en nosotros, en nuestra experiencia interior.

2. “No puedo ser feliz si mis circunstancias no cambian”

FELICIDAD-4Mito: Mis circunstancias me impiden ser feliz, y yo no puedo hacer nada por cambiarlas.

Antídoto: Prueba a fortalecer tu interior, potencia tu capacidad para liberarte de tus limitaciones “inventadas”. Las circunstancias no son un obstáculo a la Felicidad.

Siempre esperando que el universo conspire para que se den esas circunstancias mágicas que harán que cambie nuestra experiencia. La suerte y el azar toman el control sobre nuestras vidas y no hay nada que nosotros podamos hacer para deshacer este destino. “Yo seré feliz cuando…”, “qué mala suerte tengo…”,… Pensamos que si pudiéramos juntar esto y lo otro, reunir todas las condiciones, como se suele decir, tener “todo para ser feliz”, entonces la Felicidad se revelará ante nuestros ojos.

Sabemos por experiencia, que podemos estar en lo que llamamos “el pequeño paraíso”, con todo lo que necesitamos para ser felices, y aun así, ser completamente desgraciados por dentro. Por el contrario, conocemos mucha gente que está en circunstancias difíciles y que logran mantener la serenidad, la fuerza interior, la libertad y la confianza.

Tus circunstancias son temporales, y como tal, cambiarán. ¿Hacia dónde? Hacia donde TÚ quieras.

3. “Soy feliz cuando siento placer”

felicidad-5Mito: La Felicidad es directamente proporcional a la cantidad de placer que experimento.

Antídoto: La Felicidad va más allá del placer que sentimos. Tiene que ver con sensaciones profundas como la serenidad y la autorrealización.

Viendo hace un tiempo, un programa en televisión (el cual cogí a medias y tampoco puedo decir quién estaba hablando), escuché algo que me hizo mucha gracia por la simpleza en la que quedaba resumido, a modo de recetilla, qué hacer para “ser feliz”. Decía algo así como:

Para ser feliz un día, vete de compras. Date un capricho en el que no habías pensado

Para ser feliz un fin de semana, reúnete con tus amigos. Come con ellos y diviértete

Para ser feliz un mes, vete de vacaciones. Viaja a Australia o a un sitio exótico

Para ser feliz un año, hereda una fortuna. Haz realidad tus sueños, materializa tus ilusiones

Pero para ser feliz TODA LA VIDA, busca la forma de ayudar a los demás, de aportarles algo 

¿Cuántas veces tras lograr estas metas placenteras y experimentar el éxtasis nos hemos dado cuenta que han contribuido poco o muy poco a aumentar nuestra  sensación de Felicidad?

Son sensaciones que colman nuestros sentidos: una buena comida, un excelente viaje, una ropa bonita,… y tienen una limitación temporal (1 día, 1 mes, 1 año,…).

Así es el placer, se consume a sí mismo conforme lo experimentamos. Y aunque las sensaciones de placer contribuyen a aumentar nuestro saldo de Felicidad, todos estamos de acuerdo en que no es suficiente y no tiene tanta relevancia en nuestro bienestar general.  La Felicidad tiene que ver con sensaciones más profundas, como la serenidad o paz interior y la realización.

4. “La Felicidad como sinónimo de éxito”

FELICIDAD-6Mito: Si cumplo todos mis objetivos y tengo éxito seré feliz.

Antídoto: El éxito no es la llave de la Felicidad; la Felicidad es la llave al éxito.

El éxito también es un concepto cultural. Occidente establece unos requisitos para ser considerado una persona de éxito. La realidad nos demuestra que podemos tener mucho éxito y ser infelices; o por el contrario, podemos ser muy felices aunque no seamos exitosos desde el punto de vista de la mayoría de la gente.

La palabra éxito está sinceramente devaluada en nuestro lenguaje. Nuestra sociedad la ha convertido en sinónimo de poder, y de grandes logros económicos y sociales (vete tú a saber con qué moral). Lamentablemente, el éxito queda definido con estos valores y señalan a las personas que “valen la pena” en esta vida. (Já)

Al margen de lo que la sociedad determine lo que supone tener éxito, lo que más nos interesa es… ¿qué significa éxito para ti?; segunda pregunta, ¿se corresponde con lo que la sociedad define como éxito?; tercera pregunta, ¿qué éxito estás dispuesto a seguir entonces?

No necesitamos el éxito para demostrar nuestro valor personal, pero será inevitable que lo obtengas si logras disfrutar con el proceso sin importarte el resultado.

5. “La Felicidad es la ausencia de dolor”

FELICIDAD-7Mito: Mi nivel de felicidad es inversamente proporcional al dolor que experimento.

Antídoto: No puedo dejar de sentir dolor cuando sea necesario. Forma parte de la esencia humana. Es la ausencia de Sufrimiento la que nos acerca a la Felicidad.

Dolor y Sufrimiento están relacionados, pero no son lo mismo. El dolor surge en el instante en que somos heridos física o emocionalmente. Sentimos dolor cuando nos hacemos un corte, o cuando perdemos a un ser querido.

Pero el sufrimiento es más complejo: implica una historia, un mini-yo construido por nuestro ego que es infeliz y se revela cuando algo no favorece sus objetivos.

No podemos evitar el dolor, aunque sí podemos gestionar el sufrimiento. El sufrimiento entendido como una “crisis emocional” es una de las mayores fuentes de infelicidad. Gestionar el Sufrimiento no es un lujo, es algo que va a determinar la calidad de nuestras vidas.

ESTÁ LLOVIENDO, ¿BAILAMOS?

FELICIDAD-8Es maravilloso ser más longevos, tener la capacidad de curar más enfermedades y a más personas; tener acceso a la información y a las comunicaciones; la educación, el poder viajar, tener libertad, disfrutar de los placeres de la vida,… son cosas, por demás, absolutamente deseables. Sin embargo, esto no es suficiente.

Entonces, ¿qué es lo que contribuye a que una vida merezca la pena ser vivida?

Hay tantas cosas que puedes hacer para aumentar tu Felicidad y contribuir realmente a tu bienestar…

  • Cuida el jardín a diario. Transformar nuestra experiencia requiere de constancia
  • Experimenta el sentimiento de gratitud. Espero que encontrar motivos para estar agradecidos no sea un impedimento
  • Haz un acto de generosidad desinteresado. Algo que sirva a alguien, no a ti mismo
  • Disfruta en el camino. El regocijo está realmente en todo lo que haces para conseguir tus sueños
  • Planta semillas de esperanza, ilusión y confianza. Es gratis
  • Haz algo que tenga valor de verdad. Valor de Amor, de Libertad o de Paz
  • Gestiona tu ego. No te creas a ti mismo, aunque aprende a escucharte
  • Deshazte de las cosas que te causan deterioro o te destruyen. Se trata de sumar, no de restar
  • Recuerda tus auténticos objetivos: ser feliz y que las personas que amas o que te rodean también lo sean

Las emociones son pasajeras; las circunstancias cambiantes;  el placer efímero; el éxito fútil; y el dolor inevitable. En el fondo, todos perseguimos lo mismo, mejorar nuestra experiencia interna, alcanzar la paz interior. Para mí, eso es Felicidad.

Y también lo es para las personas que aparecen en este vídeo. Ellos son mis auténticos héroes de la Felicidad. ¿Dirías que tienen aspecto de ser “infelices”?

(Si no puedes ver este vídeo, visita http://www.youtube.com/watch?v=sJJSDRQWSfA)

Anuncios

Autor: AnaPorras

Psicóloga de vocación y entusiasta convencida de las capacidades del ser humano para la transformación y el desarrollo. Especialista en RR.HH, Desarrollo del Talento, Liderazgo y Team Building desde una perspectiva Experiencial. Trabajar sobre la Experiencia es apasionante, revela a las personas, sus fortalezas y debilidades, y permite gestionar las emociones en beneficio de la satisfacción personal. Emprendedora casi, desde que tengo uso de razón…, y es que nunca he podido resistirme a la dulce embriaguez que te produce arrancar nuevos proyectos. Eso sí, practicante disciplinada de Meditación y de Pensamiento Positivo. Gracias a esta práctica, he podido conocerme y entender mejor el mundo que me rodea. Con un gran sentido del humor: para mí no hay nada como empezar el día contenta por lo que te queda por vivir, y satisfecha con lo que eres. He tenido la gran suerte (o quizá no paré de encaminarme hacia ello) de poder dedicarme siempre a lo que me apasiona, y cuando el alma está en los proyectos y disfrutas con lo que haces, los resultados son espectaculares.

9 pensamientos en “APRENDIENDO A BAILAR BAJO LA LLUVIA

  1. Mi admirada Ana, una vez mas tu articulo me deja pensando y con el corazón lleno de ganas de empezar a actuar.
    “La Felicidad no es un sitio al que ir, sino una forma de ESTAR en el mundo”
    Gracias por darme la receta del mejor plato para presentar estas navidades, lo cocinaré no lo dudes.
    Hasta el próximo encuentro que espero sea pronto.
    Un beso

    Me gusta

    • Querida Esther, gracias por venir a mi blog. Ésta es siempre tu casa.
      Es maravilloso que “el corazón se te quede lleno de ganas de actuar”, porque al fin y al cabo, ése es el sentido y el primer paso para transformar nuestra experiencia interior.
      Nada me hace más feliz que puedas cocinar y compartir “la receta” estas navidades. Un plato de lujo y el mejor regalo de navidad: hacer feliz a alguien o a muchos!
      Un abrazo, Esther. Vuelve siempre que quieras y… FELIZ NAVIDAD! Ojalá se cumplan tus sueños.

      Me gusta

  2. Querida Ana, otra nueva reflexión tuya que me encanta porque da mucho juego a nuestras propias reflexiones, que de eso se trata.
    Yo es que pienso que la palabra “felicidad”, como estado, meta o concepto, tal y como nos lo han enseñado desde que nacemos (porque estoy de acuerdo en que hay mucho de construcción cultural por medio…), entraña un estrés tremendo. Sí, lo confieso, me estresa mucho pensar en la felicidad, cuándo voy a ser feliz, qué es la felicidad, qué tengo que hacer durante toda mi vida para alcanzar la felicidad…!!!!
    Lo peor de todo es que detrás de esta palabra tan utilizada hay un gran muro que de alguna forma te impide mirar hacia dentro. La felicidad, tal y como la entendemos, está siempre vinculada hacia lo ajeno cuando en realidad lo que deberíamos hacer es despegar con agua caliente (o con disolvente) la palabra felicidad de nuestro consciente y así poder dedicarnos más a mirar a nuestro interior, ya sea en circunstancias adversas o beneficiosas, ya sea sufriendo o gozando.
    Me gusta tu reflexión porque cuestiona cómo una simple palabra puede llegar a condicionar tanto nuestra propia conciencia.
    Hasta la próxima.

    Me gusta

    • Estimado Pedro, como siempre es un placer leerte por aquí.
      Qué interesante reflexión has hecho sobre el enfoque “hacia fuera” y el enfoque “hacia dentro”. Para mí, ésta es una de las principales fuentes de infelicidad, y sobre todo, agotador!!, como bien dices. Esta manera de vivir nos hace esclavos y vulnerables a las circunstancias, nos incapacita para experimentar sensaciones de bienestar interno porque la realidad nunca será como esperamos, y ésta siempre acabará por defraudarnos tarde o temprano.
      No podemos evitar sentir desilusión, frustración, desesperanza,… Pero, ¿y si gestionar estas emociones fueran la clave para tener la paz interior? Yo estoy convencida de ello. Primero, es inevitable un proceso de aceptación: “Acepto que voy a sentir estas emociones, no sólo una, sino mil veces en mi vida”.
      Después, un proceso de trabajo en el que nos comprometemos con nosotros y con nuestro bienestar. Parece fácil, no?, pues como diría una “gran amiga mía” (es decir, yo misma): “Pues ahora bonitaa, ponte a andar”. El compromiso con uno mismo a veces no se da tan fácilmente y sin embargo, esta alianza es la herramienta más poderosa que conozco para desarrollar todo tu potencial.
      Gracias, Pedro. Da gusto leerte porque exprimes siempre hasta la última gota mis artículos.
      Un abrazo y Feliz Navidad!

      Me gusta

  3. Felicidades, Ana. Un gran artículo. Lo he leído en Woman Talent y me ha traído hasta aquí. Saludos! Te sigo…

    Me gusta

  4. Pingback: APRENDIENDO A BAILAR BAJO LA LLUVIA « felipeseijo

  5. Enhorabuena por tu blog, tocaya. El artículo es fantástico. Te sigo en lo que hagas. Besos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s